La normalización de la violencia en las televisiones

La carta completa de la víctima de La Manada

La carta completa de la víctima de La Manada

Hola a todas y a todos, 

Supongo que esta carta pensaréis que es para contar mi versión y mi vivencia, pero no es así. Esta carta es de agradecimiento. Mamá, papá, gracias no sólo por el apoyo sino por sacar fuerzas de donde no la teníais y habérmelas dado a mí. Gracias por todo lo que me habéis enseñado y por todo lo que me enseñaréis, pero sobre todo por no abandonarme, ni abandonaros a vosotros por mucho que quisierais. Gracias a mis tías, a mis abuelos, a mis tíos y mis primos. Por hacerme ver que en esto se basa una familia. En estar siempre, pase lo que pase. 

Quiero también dar las gracias a mis personas, mis elegidas, las mejores elecciones que he hecho en esta vida. Por apoyarme, llorar conmigo, enfadaros porque no tenía sentido lo que sentía. Por reír, por hacerme ver que lo mejor y lo peor de la vida hay que compartirlo, por odiar y sobre todo por querer. Vosotros me levantáis. 

También quiero dar las gracias a todas las personas que me han ayudado en este camino. Ojalá nunca os hubiera conocido, pero la vida es así y te trae a las mejores personas en los peores momentos y eso es por algo. Ojalá nunca te hubiera conocido, amiga, de verdad. Pero gracias a esto tengo una persona imprescindible en mi vida. Compañera de batalla, que sé que nunca voy a olvidar. 

También quiero agradecer a toda la gente que sin conocerme tomó España y me dio voz cuando muchos me la intentaron quitar. Gracias por no dejarme sola. Por creerme, hermanas. Gracias por todo, de corazón. 

Gracias a todo el mundo que haya hablado de mí un segundo para repudiar lo sucedido. Asociaciones, personas de la calle, personalidades políticas, famosos y en general a todo el que se haya preocupado por mí. Gracias por hacerme sentir otra vez parte de la sociedad en que parece que si te violan tienes que llevar el cartel de violada pegado en la frente. Gracias por luchar, gritar, llorar y apoyar esta causa. 

Por último, para mí lo más importante: denunciad. Nadie tiene que pasar por esto. Nadie tiene que lamentarse de beber, de hablar con gente en una fiesta, de ir sola a casa o de llevar una minifalda. Nos tenemos que lamentar todos de la mentalidad que tiene esta sociedad donde esto le puede pasar a cualquiera. Os lo aseguro. Tened cuidado con lo que decís, no sabéis cuántas veces he oído hablar de 'la chica de sanfermines' sin saber que esa chica estaba sentada a tu lado. Por cierto, no soy 'la chica de sanfermines'. Soy la hija, nieta, amiga y a lo mejor, ese 'de' sois unos de vosotros, así que por favor, pensadlo antes de hablar. 

Igual que estamos mentalizados y no bromeamos con enfermedades, no podemos bromear con una violación. Es indecente y está en nuestras manos cambiarlo. Por favor, sólo pido que por mucho que penséis que no os van a creer, denunciéis. Os puedo asegurar que todo el camino que hay que recorrer no es plato de buen gusto, pero qué hubiera pasado si yo no hubiera denunciado, pensadlo. 

Está muy bien condenar unos hechos, pero todos tenemos que ser partícipes del cambio. Personalmente, con que mi caso haya removido la conciencia de una persona o haya dado fuerzas a otra persona para luchar, me doy por satisfecha. 

Para todas las mujeres, hombres, niñas, niños que estáis pasando por algo parecido: se puede salir. Pensaréis que no tenéis fuerzas para luchar, pero os sorprendería saber la fuerza que tenemos los seres humanos. Contadlo a un amigo, a un familiar, a la policía, en un tuit, hacedlo como queráis, pero contadlo. No os quedéis callados, porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar a ellos.

Fuente: El Mundo

¡Feliz 2018!







¡FELIZ 2018!


Y con esto y un bizcocho,

otro año ya está hecho,
y el que llega, por derecho,
es el Dos Mil Dieciocho;
medito en qué me reprocho
y en qué me causó alegría
en cada mes, cada día,
de este Dos Mil Diecisiete,
y, aunque en el cajón se mete,
¡gracias por su compañía!

Y a todo aquel que me lea,

se encuentre exultante o pocho,
el que escribe le desea:
¡Feliz Dos Mil Dieciocho!

Jesús María Bustelo Acevedo

Oración navajo

Con tus pies camino,
camino con tus extremidades,
llevo tu cuerpo.
Tu mente piensa por mí.
Tu voz habla por mí.
La belleza está frente a mí.
Y la belleza está detrás de mí.
Por encima y por debajo se cierne lo bello.
Me rodea.
Estoy inmerso en ello.
En mi juventud soy consciente de ello.
Y en mi vejez caminaré tranquilamente
por la hermosa senda.

Oración navajo

Sean su propio maestro

"Sean su propio gurú, sean su propio maestro. La lámpara existe dentro de ustedes mismos: enciéndala y prosigan sin temor."

Sai Baba

Camino de Santiago



Fotografías del Camino de Santiago (Verano, 2015), tomadas en Navarra, La Rioja, Burgos, Palencia, León, Asturias, Lugo y La Coruña. Pertenecen al Camino Francés, el Camino de San Salvador y el Camino Primitivo.

Acerca de la intolerancia

Cuando el alba de la inteligencia se extienda sobre el horizonte del progreso humano y la ignorancia y la superstición hayan dejado sus últimas huellas sobre las arenas del tiempo, quedará escrito en el último capítulo del libro de los crímenes humanos que el más grave de los pecados fue el de la intolerancia.

La intolerancia más amarga nace de los perjuicios religiosos, raciales y económicos. ¿Cuándo, oh Dios, comprenderemos los pobres mortales que es una locura tratar de destruirnos los unos a los otros porque tenemos diferentes creencias religiosas o tendencias raciales?

El tiempo que tenemos asignados en esta tierra no es más que un instante fugaz. Como una vela prendemos, brillamos un momento y nos extinguimos. ¿Por qué no podemos aprender a vivir durante nuestra breve visita terrenal de forma que cuando la gran Caravana llamada Muerte anuncie que nuestra visita ha terminado estemos listos para desmontar nuestras tiendas y seguir en silencio hacia el gran desconocido sin temor alguno?

Confío en que no encontraré judíos o gentiles, católicos o protestantes, alemanes, ingleses o franceses cuando hay cruzado hacia el otro lado. Confío en que sólo encontraré Almas humanas, Hermanos y Hermanas sin distinción de raza, credo o color, pues desearé haber terminado con la intolerancia para poder descansar en paz durante toda la Eternidad.

Napoleon Hill